Personajes

Campeón Mundial Buinense

José Miguel Pereira Riesco, polista buinense, nos abre las puertas y desde la intimidad de su hogar nos cuenta en extenso su historia.

CHILE-EEUU_010415_29_compressedAl igual que con el histórico y gallardo penal de Alexis en Copa América 2015, meses antes nuestro país se quedaba con otra final internacional, nada más ni nada menos que el Campeonato Mundial de Polo que al igual que la Copa América, tenía localía en Santiago.

Con más de 10 mil asistentes, venció con gol de oro por 12 a 11 a Estados Unidos en el Club de Polo y Equitación San Cristóbal. Lo que la mayoría desconoce es que al igual que en la Roja hay un Tocopillano, en la “Roja a Caballo” existe un buinense. Nacido y criado en esta zona, con solo 25 años, el Cote, como lo llaman sus cercanos, se coronó campeón mundial de Polo con la selección chilena en abril de 2015.

¿Cómo empezaste en el Polo?
Bueno, yo nací y fui al colegio acá en Buin. Aquí no teníamos los caballos, era difícil,  teníamos que ir a Santiago o al campo en Pichidegua. De chico, a mis hermanos, a mis primos y a mí nos gustaba jugar y cada vez que podíamos nos íbamos al campo. Soy el menor de todos mis primos, somos siete. Me tocaba verlos jugar antes primero y desde ahí siempre quise participar con ellos.

¿Cuándo comenzaste a practicarlo profesionalmente?
Empecé a jugar en primera división en Santiago como a los 17 años, ahí empecé a tener 5_compressedun buen nivel. Nunca he sido un polista profesional, estudiaba en el colegio y me hacía el tiempo para los partidos. No ha sido mi profesión, jugaba con mi primo y mi hermano mayor y ya después de los 20 años entramos a un equipo de buen nivel.

Representaste a Chile en varias oportunidades, ¿Fue muy difícil la competencia internacional?
A los 16-17 años, me tocó jugar por la Selección Juvenil en Brasil. En la adulta me tocó en Sudáfrica y en Estados Unidos, acá en Chile nos tocó el mundial. Siempre fue difícil.

MUNDIALISTA

En abril de 2015, el Cote y sus compañeros conquistaron la cima del Polo Mundial tras vencer en un infartante partido a la selección de Estados Unidos y según él a una de las mejor preparadas del mundo, “los gringos se dedican a esto todo el año, de corrido. Venían dos años jugando juntos y era complicadísimo. Además fuimos todo el partido abajo, abajo, abajo. Quedaban 30 segundos, íbamos perdiendo por uno y logramos empatar a 5 segundos del final y después ganamos en alargue”. Por segunda vez en la historia, nuestro país se coronaba campeón mundial en este deporte.

Recuerdo que diste el pase del triunfo, ¿Qué sentiste al oír el final del partido?
Tremenda alegría, lo mejor es que estaban las familias de nosotros, amigos y toda la gente que nos conocía. Fue bonito haber ganado, aparte que era el club donde jugábamos, ganamos en casa. Fue bien emocionante. Nosotros siempre cuando partimos el campeonato teníamos la convicción de que podíamos ganar pero, de ahí a hacerlo, es distinto. Nos preparábamos todo enero, febrero y marzo entrenando.

¿Cómo se tomó tu familia esta gran hazaña?
Todos se alegraron mucho, estuvieron en todos los partidos. Con el triunfo estaban igual de contentos que uno –  sonríe y se emociona-. Jugar Polo se lo debo a mi familia, sólo no habría podido.

EL POLO EN CHILE

Con una amplia cobertura mediática, el mundial de Polo acaparó portadas de los principales medios de prensa nacionales, dos años después ¿hay más adeptos en nuestro país?

1_compressed

Fueron campeones mundiales, ¿Has visto más difusión de este deporte?
La verdad que este deporte no es muy masivo aún, pero hay bastante difusión sobre todo en la Triple Corona, que le interesa a los diarios y auspiciadores.

Estabas en una generación dorada, ¿Existe renovación de jugadores?
Hay algunos jóvenes buenos, pero no muchos. Creo que el plantel que participó en el mundial anterior era bastante joven y todos esos jugadores han subido mucho su nivel.

Acá en la provincia, ¿se práctica? ¿Hay interés?
Sí, hay varias familias en la zona de Buin, Paine y Pirque que juegan. En Pirque sobretodo hay una liga muy competitiva en donde hay varios equipos. En Paine y Buin hay algunas canchas pero se usan generalmente para entrenar y se compite en Santiago.

¿Como ves el futuro del Polo en Chile?
Se ve bien el futuro en Chile. Cada vez hay más auspiciadores y difusión del deporte. También hay más jugadores por lo que se están haciendo más canchas. En Chile es más un deporte amateur donde la gran masa de jugadores trabaja y además juega Polo. Hay una pequeña parte que son profesionales 100% dedicados, que cuando estamos fuera de temporada en Chile viajan a jugar, por lo que las temporadas en Chile se podría decir que son semi-profesionales y con un gran nivel en la Triple Corona.

¿Tus proyectos futuros?

Un poco alejado de la competencia internacional, el Cote nos cuenta lo que se viene en su vida.

¿Cómo ha sido el último año? ¿Sigues practicando?
Después de casi dos años del Mundial sigo  practicando pero solo a nivel nacional. Juego todos los campeonatos que hay en Chile. Viene mucha gente de afuera a jugar y el nivel es muy bueno. En este momento mi prioridad es el trabajo, pero me hago el espacio para poder entrenar y mantenerme en forma.

2_compressed¿Trabajo y Polo?
En el invierno baja el deporte, es más fácil compatibilizar, uno entrena menos, se juega menos. Ya  después en temporada alta, en el trabajo ahí me dan bastante flexibilidad, así que voy a poder entrenar y trabajar. Vamos a seguir igual de metidos en el asunto, creo que voy a estar ligado laboralmente a la agroindustria siempre por mi familia e intereses pero jugaré y entrenaré lo que más pueda mientras mi trabajo me lo permita. Además quiero dar un saludo para todos los deportistas de la zona. Con esfuerzo y dedicación se pueden lograr muchas cosas y sacar grandes deportistas que dejen en alto el nombre de nuestra región y nuestro país.

Ya más relajado y luego de terminar la entrevista, nos muestra un par de parras en el campo de su familia, nos cuenta algunos detalles técnicos y nos invita a probar las uvas. Recorremos los amplios pasillos de la casa de sus padres, vemos fotografías en familia y de viajes. Ya acompañado de sus cuatro perros, nos despide muy alegre y agradecido.

Por Claudio Rivero
Fotografías por Cristóbal Escanilla – Archivo Web

Comentar:

Comentarios: