Artículos

La industria China Cinematográfica: Inspiración secreta de Hollywood

En la industria Hollywoodense tenemos remakes, secuelas y adaptaciones. Se ha vuelto costumbre rehacer películas antiguas, transformar libros, cómics y video juegos en películas. Algunos dicen ‘está inspirado en…’ o ‘es intertexto con’, pero otros se jactan de ser originales dejando en la oscuridad a los verdaderos creadores.

Año 2006, Martin Scorsese nos sorprende nuevamente con otra película de mafia. Leonardo DiCaprio, Matt Damon y Jack Nickolson, buen lenguaje cinematográfico, pero sobre todo una magnífica historia, ¡qué gran guión! Incluso ganó Oscar por Mejor Guión Adaptado, ¿adaptado de qué? ¿Un libro, un cómics? Era un guión adaptado de otro guión cinematográfico: Una trilogía china llamada Infernal Affairs (2002). Al verla, concluí que se galardonó sólo por sintetizar tres películas en una. No hay nada que ‘Infernal Affairs’ pueda envidiar a ‘Los Infiltrados’, ni siquiera las actuaciones, pues Tony Leung y Andy Lau son tanto o mejores que los divos de Scorsese.

Es necesario diferenciar el cine chino del japonés… y del tailandés… y del coreano. Si hablamos de cine oriental en cuanto a remakes la lista es muy larga: Old Boy, El Aro, My sassy girl, La maldición de las hermanas, Hachiko, El Rey León, Al filo del mañana, entre otras. Y del manga japonés, la adaptación del momento es Ghost in the Shell (1995), película que también inspiró a Matrix. Lo oriental nos parece lejano, todo igual, no se promociona ni lo conocemos. La mayoría de las películas chinas no llega a América, la pregunta es ¿por qué? Solamente el wuxia (artes marciales) cruza la barrera con películas como El tigre y el Dragón (2000), Héroe (2002) y La Casa de las Dagas Voladoras (2004), pero cuando se trata de películas como Chungking Express (1994), de múltiples galardones internacionales, o The Crossing (2014), historia sobre la Segunda Guerra Mundial, éstas no llegan a nuestros cines.

Por esta razón La la Land (2016), ganadora de 6 premios Oscar, no causó impresión en mí.  Apropiado hubiera sido que el animador, cuando rectificó su error en la ceremonia de entrega, dijera: ‘Nos equivocamos, esta película no es original, es prácticamente una adaptación, no de una sino de dos películas chinas.’ Si bien es cierto, se le ha criticado la similitud con musicales de antaño, esto es reconocido por el director. Lo que queda oculto es el parecido con el film chino Turn Left Turn Right (2003); al salir de la sala no se fue conmigo la melodía ganadora del Oscar, vino a mi mente el tarareo de aquel maravilloso musical chino, Perhaps Love (2005). Así mismo, el Oscar de ‘Los Infiltrados’ debió entregarse a Alan Mak y Felix Chong, creadores de la historia. Al parecer, Tarantino es el único que se atreve a decir abiertamente; ‘mis ideas para Kill Bill (2003) fueron extraídas del oriente’.

Los invito a reflexionar, y también a explorar en el Cine Chino, aunque se sienta como otro universo. Escriban en google ‘Takeshi Kaneshiro’, ‘Jhon Woo’, ‘Ang Lee’ y ‘Zhang Yimou’, y comiencen a disfrutar de cine original, extraordinario y de calidad.

Comentar:

Comentarios: