Opinión

Concejales, esperamos su fiscalización

Pasado algunos meses desde la renovación o actualización de los concejos municipales, siempre es necesario presionar o al menos iniciar el cuestionamiento a ciertos escenarios, pues no querremos que el reclamo sea sólo al momento de una nueva elección.

El Concejal, de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades (Ley Nº 18.695), indica que las funciones del concejo y por ende del concejal son esencialmente tres; normar, resolver, y fiscalizar, lo cual encuentra en un simple “gloogleo”.

Más allá de las atribuciones que pueden ser mucho más amplias e interpretables, me quiero centrar en la fiscalización. Rol fundamental y primordial del cargo. Recordar que en elecciones pasadas todos los candidatos contendían por la alcaldía y el de mayor votación conseguía esa posición y el resto que le seguía (dentro de ciertas mayorías) se quedaba con el cargo de concejal, lo cual obviamente se corrigió para poder dar la importancia que merecía al miembro del concejo.

Ahora, les invito a preguntarnos, ¿cuál es el nivel de fiscalización que ejercen nuestros observadores? De esto, si es que existe, ¿Cuánto nos informan? Es difícil pensar que esto no ocurre siendo tan obvio, pero es así, pues de los comentarios simplistas sobre lo bueno, lo malo o lo lindo, abunda, pero y el análisis acabado, Los estudios o informes, ¿dónde están?, y no creo ser exigente en el contexto social actual.

Como ciudadanos, como electores, deberíamos exigir, demandar la fiscalización, y de ella desprender la comunicación oportuna y eficiente, pues con la facilidad de las comunicaciones en la actualidad, principalmente por las redes sociales pero el abuso en cuanto al nivel de publicaciones en estas mismas, hace pensar fácilmente que nuestros fiscalizadores están  en permanentemente en campaña, lo cual no es necesariamente malo, pero nos falta la base, el análisis crítico, y “ojo” que no es cuestionar negativamente lo realizado por alguna Gestión Municipal de turno (cualquiera sea), pues se podría incluso reforzar lo positivo al ejercer la fiscalización, esto con más y mejores antecedentes.

Dejo la inquietud y esperemos llegue pronto el análisis y fiscalización a las políticas comunales, si son buenas, se verán reforzadas, y si no son tan buenas se dará un evidente espacio a la mejora. Pero si no hay crítica, seguimos transformando el espacio de la concejalía en un trampolín a la alcaldía y/o una sucursal del trabajo municipal sin los recursos para ejercerlo.

Comentar:

Comentarios: