ArtículosOpinión

¿Votar para elegir o no votar para que otros pocos elijan por usted?

publimetro.cl

Diariamente las redes sociales tratan de convencernos que todos los políticos no son más que una manga de sinvergüenzas que solo persiguen su propio beneficio y el de sus compinches. Consecuencia de esa campaña, muchos no quieren votar para las próximas elecciones.

¿Son tan diferente los políticos al común de los mortales? ¿Cómo correspondería calificar entonces a los evasores del Transantiago, a los que no emiten boleta, a los que intervienen los medidores; sin dejar de mencionar a los empresarios que se coluden, emiten facturas falsas o no pagan las imposiciones a sus trabajadores? Siempre existirán sinvergüenzas y aprovechadores. A lo más los podremos identificar y denunciar, a fin que no puedan acceder a algún cargo de responsabilidad pública. La corrupción es una enfermedad incurable; pero se puede aislar si hay voluntad, perseverancia y trabajo responsable.

Convengamos, sin embargo, que a nuestros representantes al parlamento corresponde exigirle más que al término medio, Allá deben llegar los mejores. Deben tener capacidad; no bastando haber actuado en una teleserie, cantar bonito, ser un ex deportista famoso o haber estado en un reality show.

No olvidemos que todos los diputados y senadores son elegidos por nosotros. Por lo tanto, si un determinado representante demuestra que hace mal su pega, que no defiende los intereses de los que lo eligieron o que trabaja para su propio beneficio, no es solo su culpa, sino de todos los que lo eligieron, como también de los que no votaron. ¿Por qué también los que no votaron?

No solo es responsable el que votó sin tener claro si el candidato cumplía los requisitos de competencia y probidad. También lo fue el que no votó, ya que permitió que otros -que si lo hicieron, y lo hicieron mal- eligieran a un inepto o a un sinvergüenza.

No solo es responsable que el que hace mal la pega. También lo es el que le da la pega, o sea, el que lo elige y el que deja que otros elijan por uno.

No falta el que dirá: lo que pasa es que todos los candidatos son malos. No hay buenos candidatos y por eso no voto.

Si todos los candidatos fueran malos es porque todos los electores serían peores y tendríamos que contentarnos con lo que tenemos.

No deje que otros decidan por Ud.

Y no  olvide… los candidatos malos tienen mayores probabilidades de ganar si los que votan son pocos y votan mal.

Comentar:

Comentarios: